Que no te amarguen el día

…ni te lo amargues tú. Lo que quiera que sea que estés viviendo, piensa en positivo, también pasará. Al menos eso es lo que yo hago, pensar en positivo. Y bueno, pues… no me va del todo mal.
.
Ayer en la consulta me preguntaban que por qué repetimos tanto de todo, de pareja, de amigos, de errores… En mi opinión porque no cerramos correctamente los capítulos. Pasamos hoja pero no asimilamos lo leído, en este caso, vivido. Conozco demasiada gente, incluso yo mismo en otro tiempo, que se pasa la vida encadenando experiencias similares por no decir exactamente iguales. Rompes una relación «poco saludable» y, al poco tiempo, repites. Unas veces con la misma persona (amarres patológicos) y otras con auténticos clones. No, no va en nuestra naturaleza. Va en nuestra estupidez… Mejor dicho, inmadurez. Unas veces por miedo a la soledad, otras por comodidad y otras tantas porque no te fijas. Vamos, lo de siempre, actos irreflexivos a tutiplén.
Que tengáis un buen día, y una mejor semana.
© Manel Marina